Friday, October 27, 2006


Algunos experimentos de manipulación genética:

El científico Jerome Lejeune es el que proporciona estos datos. Hizo estudios de medicina y desde 1952 trabajó en el Centro Nacional de Investigación Francesa.
REPLICACIÓN DEL ADN
Según Jerome las manipulaciones en la vida del ser humano se va acrecentado considerablemente. Pero muy recientemente un conocimiento mayor de los modos de transmisión de la vida ha roto este equilibrio al explotar técnicas que los procesos naturales no pueden en forma alguna realizar. ¿Posee nuestra generación la suficiente cordura como para utilizar prudentemente la biología desnaturalizada? Por Jéromê LejeuneAplicaciones y riesgosEl hombre ha intentado siempre mejorar los resultados que observaba en la sucesión de las generaciones, con la esperanza o con la ambición de fabricar hombres de élite. Platón había ya imaginado que sólo las gentes particularmente bellas o especialmente dotadas deberían procrear en su República. Los nazis propusieron también teorías similares encaminadas a seleccionar de manera extremadamente simplista a los reproductores.

La manipulación de los genes en el hombre

Extender a nuestra especie los éxitos conseguidos en las bacterias es una extrapolación azarosa, que tienta sobre todo a las mentes enfermas de sensacionalismo. A priori, el reemplazamiento de un gene defectuoso sería muy deseable. Podría hacerse sustituyendo el gene anormal por un segmento de ADN preparado a medida y que portase la información genética deseada, o bien infectando las células con un virus capaz de vegetar en ellas sin crear problemas y que portase un factor genético útil.El interés de estas manipulaciones es evidente. En gran número de enfermedades genéticas, el enfermo es incapaz de efectuar una reacción química determinada, y toda la terapéutica sustitutiva muestra que si esta reacción puede ponerse en marcha, el enfermo es «curado». Es el fundamento clásico del tratamiento de la diabetes con insulina.A pesar de algunas noticias sensacionalistas, esta terapéutica por inclusión de un gene no está por ahora a nuestro alcance. Aún más lejano es el riesgo de fabricar superhombres añadiendo caracteres favorables. Sin querer profetizar, pues todos sabemos con qué rapidez evolucionan las ciencias, puede decirse que los peligros de la biología desnaturalizada no provienen actualmente de estos métodos, al menos para nuestra especie.Las manipulaciones más temibles son las que afectan, no a elementos del propio código genético, sino a sistemas mucho más complicados: en primer término, a las células reproductoras, después al embrión o al feto, y, en último término, al mismo adulto. Estos son riesgos muy reales y que deben ser discutidos, puesto que los métodos están ya codificados.

La paternidad desnaturalizada

Es relativamente fácil manipular las células sexuales masculinas, los espermatozoides, que están debidamente equipados para sobrevivir fuera del tejido donde se forman y para encaminarse por sí mismos hacia el contacto con el óvulo, fecundándolo.Es posible conservar los espermatozoides durante más de diez años, situándolos a muy bajas temperaturas -unos 180° bajo cero-, en las que se paraliza toda actividad química. Si se baja la temperatura progresivamente y se introducen los espermatozoides en un medio adecuado, su estructura no sufre alteración. Después del recalentamiento, vuelven a entrar en actividad y recobran su movilidad y su poder fecundante. Esto hace posible diversas utilizaciones, algunas ya realizadas.La inseminación artificialEs concebible que pueda ser útil conservar el semen de un reproductor al igual que se guarda la semilla de una planta.Un riesgo insidioso es que si en una ciudad pequeña se utilizara el mismo donante para engendrar numerosos descendientes, habría el peligro de que se produjeran matrimonios entre hermanastros que ignorasen su parentesco, con los riesgos que la consanguinidad comporta sobre la descendencia.

La elección de sexo

Segun este científico, desde todos los tiempos el hombre ha intentado procrear a voluntad un niño o una niña. Pero ninguno de los métodos empíricos ideados ha tenido éxito hasta ahora.Como es sabido, cada célula del organismo humano posee 46 cromosomas, los cuales se hallan distribuidos por pares. De ellos, 22 son homólogos y uno es de cromosomas sexuales (XX en la mujer, XY en el hombre). En la fabricación de las células reproductoras, los cromosomas se reducen a la mitad. El óvulo porta 22 homólogos y uno de los sexuales que necesariamente tiene que ser X; y el espermatozoide otros 22 homólogos y uno sexual que puede ser X o Y. Por tanto, el espermatozoide es el que determina el sexo del pequeño. Si lleva un cromosoma X, el hijo es XX, es decir, hembra; si lleva un cromosoma Y, el hijo es XY, es decir, varón.Parece ser que mediante una coloración especial puede reconocerse si el espermatozoide lleva un cromosoma X o un Y. Pero esta investigación entraña la muerte de la célula. A menudo se ha intentado hacer una selección por los más diversos métodos, pero hasta la fecha no se ha conseguido ningún éxito real. Suponiendo que se descubriera un método eficaz, el Estado debería poner en marcha sus ordenadores para saber cuál sería el método óptimo que armonizase el deseo de la mayoría de los padres (que suelen querer un hijo) y el necesario equilibrio de sexos en la próxima generación. Después de muchos cálculos, los ordenadores llegarían a la conclusión de que el único medio para evitar todo favoritismo y toda injusticia deliberada sería confiar en el azar (como hasta ahora).

Selección de genes:

Una aplicación aún más lejana sería inventar una especie de filtro capaz de detener los espermatozoides portadores de un mal gene para que sólo los buenos llegaran a su destino. En efecto, cuando un sujeto porta, por la misma función química, un gene normal y un gene patológico, transmite el uno o el otro indiferentemente, es decir, una vez de cada dos. De aquí el interés teórico de una manipulación que prácticamente reduciría a cero el fardo genético que soporta cada generación. Actualmente, uno de cada cien niños sufre una enfermedad genética. En este campo, todavía no se ha ensayado nada, pero sería pretencioso negar la posibilidad.Manipulación de los óvulosLas propuestas de intervención sobre la célula femenina, el óvulo, son mucho menos numerosas y mucha más difíciles de realizar en razón del pequeño número de estas células, una por cada ciclo menstrual como media.

5 Comments:

Blogger Eduardo Mendoza Calderón said...

Al comienzo de tu publicacion dice punto 3 pero antes no has publicado el punto 2.Te recomiendo que tengas cuidado en esots detalles y ordenes mejor tu información.

9:51 AM  
Blogger Angel David Cueva Parra said...

Te felicito por el toque personal que depositas, en esta publicación.
Sin embargo, un error que a mi parecer haz cometido, es numerar el título del tema, es quiza delate el origen del artítulo( que puede ser de otro autro), lo que tiraría al tacho todos los buenos comentarios que te puedan hacer.

9:53 AM  
Blogger Carlos Enrique Andrade Liviapoma said...

bueno ademas de lo ya expresado anteriormente por mis compañeros te
recomiendo a no solo limitarte a escribir sobre el concepto y los tipos de manipulacion sino ver sus aplicaciones en nuestra vida y qque beneficios podria traer a la humanidad

8:55 PM  
Blogger Carlos Ortega Vega said...

Bueno... ya leí tus entradas y me parece buenas ya que se nota que has investigado el tema y haz colocado lo que mejor te parece...
También ten cuidado con la mumeración de los puntos que tocas... por lo demás bien. FELICITACIONES!!!!

8:30 AM  
Blogger Guillermo Trelles Baldini said...

Bueno solo te puedo felicitar por el buen trabajo que has realizado y te recomiendo que; a pesar de que la información que has publicado es muy concreta;invesestigues un poco más, por lo demás te felicito

8:44 AM  

Post a Comment

<< Home